Página principal
Nuestras Guías
 - Peces agua dulce
 - Invertebrados
 - Plantas
 - Peces marinos
 - Invertebrados
    marinos
Artículos
Enfermedades
Descargas
Bricolaje
Compra-Venta
Fotos
Enlaces
Libro de visitas
Chat
Foro
Patrocinadores

El equipo del acuario

Gracias al avance de la técnica se ha dejado atrás la época en la cual los acuarios se calentaban mediante velas. Y la imposibilidad de filtros hacia que los cambios de agua fueran una constante en el mantenimiento de los acuarios. Hoy en día es posible adquirir acuarios con todos sus accesorios para el perfecto funcionamiento, ¡Pero!, ¿Cuales son esto accesorios? .

- El Acuario: Es el recipiente que va a alojar el agua, los peces, las plantas, la arena, la decoración, etc. Es muy importante su elección, ya que un acuario con una capacidad (volumen) inferior de unos 40 l nos dará un mayor trabajo en su limpieza y nos traerá más problemas, como un mayor crecimiento de algas, aunque en un principio pudiera parecernos lo contrario. Por lo general el volumen nos vendrá indicado, pero de no ser así , la manera de calcularlo es muy sencilla:

Volumen (litros) = ( ancho (cm) · largo (cm) · alto (cm) ) / 1000

foto de un acuario

Es conveniente que el acuario esté provisto de una tapa para evitar que los peces salten fuera del acuario y para evitar que las plantas que sobresalen del agua se sequen (aunque hay una gran cantidad de especies vegetales que necesitan que una parte de ellas sobresalga para el correcto desarrollo) además en algunos casos si el acuario está correctamente montado y los peces son los adecuados no es necesario.

Iluminación trasera y delantera- La iluminación: La luz no solo ilumina el acuario, sino que sirve de ayuda a las plantas a realizar la fotosíntesis la cual facilita la eliminación de CO2 y demás deshechos de los peces, aportándole la energía necesaria a la planta para su correcto crecimiento. Un factor a tener en cuenta es la correcta colocación de las lámparas o tubos fluorescentes para conseguir proporcionar al acuario la iluminación más adecuada. Normalmente la iluminación se realiza por uno o varios tubos fluorescentes protegidos por una campana. En algunos acuarios donde lo exija la iluminación se hará mediante lámparas halógenas o de vapor de mercurio. La iluminación varía de si el acuario es de agua dulce o salada, pero como ejemplo, suele utilizarse (tubos fluorescentes) 0,4 W por litro en acuarios de agua dulce y 0,6 W para acuarios de agua marina. Aunque, si la población de plantas es muy alta (como suele suceder en los acuarios holandeses), la luz necesaria es mayor.
Otro aspecto a tener en cuenta es la posición en la que colocaremos el foco de luz, ya que, una iluminación central proyecta sombras hacia la parte frontal, lo cual debe evitarse, lo más adecuado es colocar la iluminación en la parte delantera.

- La calefacción: Sólo si el acuario es de agua caliente. El calentador consta de una resistencia enrollada que al paso de la corriente se calienta, lógicamente esta resistencia debe de estar protegida del agua para evitar cortocircuitos, normalmente esta protección se realiza recubriéndola de vidrio, los calentadores hoy en día vienen provisto de un termostato (dispositivo que sobrepasada una cierta temperatura desconecta el calentador, sirve por tanto para mantener el agua del acuario a una determinada temperatura), ya que sino calentaríamos el agua indefinidamente y tendríamos sopa de pescado en lugar de un bonito hábitat para nuestros queridos peces.
Es importante que el calentador no lo situemos debajo de la tierra y cerca de una corriente de agua (salida de filtros, difusores, etc.) .

- La aireación: Se realiza a través de un compresor que conectado mediante tubos de plástico a uno o varios difusores introducen el aire en el agua. Al contrario de lo que muchos piensan, no es un artefacto imprescindible en el acuario, ya que la función es facilitar el intercambio de Anhídrido de carbono (CO2) y oxígeno (O2) entre el agua y el exterior (desprendimiento de CO2 e introducción de O2), este intercambio se realiza, no por las pequeñas burbujas que produce, sino, por un movimiento del agua de la superficie, la función es facilitar este movimiento que en realidad es el responsable de la oxigenación del agua, aunque para este movimiento normalmente es suficiente con el filtro y el movimiento de los peces.

- Los filtros: Son muy numerosos y variados los distintos tipos de filtros que existen en nuestros días, y no solo por su colocación y funcionamiento, sino también por el mecanismo que utilizan para el filtrado (químico, mecánico y biológico):

Filtros exteriores o de mochila: Están alojados en el exterior del acuario. Extraen el agua del mismo, haciéndola pasar por un material filtrante que retiene las partículas alojadas en el agua (filtrado mecánico), en esta materia filtrante con el tiempo se produce la colonia bacteriana que es la encargada de transformar los desechos en nutrientes para las plantas (filtrado biológico) acto seguido el agua pasa por un material que elimina los deshechos de los peces, éste material suele ser : (carbón activo) (filtrado químico), en algunos casos se sitúan otros tipos de materiales para eliminar sustancias tóxicas como puede ser el amoniaco (NH3). Después de todos estos procesos el agua se devuelve al acuario, ahora más limpia y cristalina. Este filtro está recomendado en acuarios de 40-80 litros y resulta imprescindibles en acuarios de más de 100 litros.

Filtros interiores: Funcionan igual que los exteriores, con la salvedad de que algunos modelos no permiten la adición de carbón activo y mucho las materias filtrantes capaces de eliminar el amoniaco (NH3) pero como su nombre índica van alojados en el interior del acuario, lo que dificulta su limpieza. En este caso si el acuario es de más de 80 litros lo mejor es acompañarlo de un filtro biológico.

Filtros de suelo o biológicos: El procedimiento de filtrado es totalmente distinto a los dos anteriores, en este caso el filtro se coloca en el interior del acuario debajo de la tierra, no tiene material filtrante, sino que es la propia tierra la que se utiliza como materia filtrante, se hace pasar una corriente de aire a través de ella lo que origina una colonia de bacterias que se alimenta de los deshechos de los peces transformándolos en nutrientes para las plantas, en algunos casos éste tipo de filtrado se combina con alguno de los dos anteriores. Al ir alojado en el interior de la tierra su limpieza supone graves problemas con la decoración y las plantas del acuario. Es un filtro que se utiliza como complemento con alguno de los anteriores y es adecuado su uso en solitario en acuarios de hasta 40 litros.

Esquema de un filtro esterior y otro de suelo

El equipo del acuario © el alquimista de los acuarios. 08/01/99
Última modificación: 27 de junio de 2008

Artículos