Página principal
Nuestras Guías
 - Peces agua dulce
 - Invertebrados
 - Plantas
 - Peces marinos
 - Invertebrados
    marinos
Artículos
Enfermedades
Descargas
Bricolaje
Compra-Venta
Fotos
Enlaces
Libro de visitas
Chat
Foro
Patrocinadores

Hypostomus plecostomus.

El plecostomus es uno de los peces más bonitos y elegantes que he visto, y da lástima cuando los aficionados a la acuariofilia los adquieren para limpiar las algas de la pecera sin haberse informado antes sobre su forma de vida y comportamiento. Más de la mitad de los plecostomus vendidos en las tiendas mueren por este hecho a las pocas semanas de adquirirlo.

Hypostomus Plecostomus  

Comportamiento:

El plecostomus es un pez gato originario de Centro América, y como todo pez gato necesita un espacio amplio para nadar. Se trata de un pez pacífico con el resto de los habitantes del acuario, aunque suelen ser muy territoriales con otros ejemplares de su misma especie. Por ser un pez gato no tiene escamas, pero está protegido de espinas (no tocar con las manos) por todo el cuerpo, que suelen utilizar para protegerse de ataques de otros peces o en disputas con los de su misma especie, suelen golpear con las espinas del costado. Debemos tener cuidado con los peces con los que comparte acuario un plecostomus, puesto que con su deambular nocturno puede molestar a aquellos que duermen, y causar daños a los más tímidos o nerviosos. A veces es necesario hacer un escondite si el pez es muy asustadizo y, poco a poco tomará confianza y saldrá incluso durante el día; a veces lo unico que necesita es un lugar donde sentirse seguro.

Existen muchas especies del género Hipostomus, bajo la denominación Plecostomus, diferenciándose por el colorido, aunque esto es muy difícil, pues dentro de la misma especie hay varios tipos de dibujos y colores. Un plecostomus bien cuidado puede llegar a alcanzar unos sesenta centímetros en un acuario, aunque lo que nunca se ha conseguido es su reproducción.

El acuario y el agua:

Como ya mencionamos antes el plecostumus necesita un espacio amplio donde nadar y establecer su territorio, el cual revisará en busca de comida varias veces en la noche, puesto que se trata de un pez nocturno. Si el acuario es demasiadio pequeño o el plecostomus demasiado grande, la decoración puede verse afectada. La solución a esto es una decoración fuerte que no pueda ser arrastrada cuando el pez nade o, un acuario mayor. La segunda es la más apropiada si queremos ver al pez en sus mejores condiciones; aunque más cara, debemos tener en cuenta que si adquirimos un plecostomus debemos ser responsables de su bien estar. Yo he sido testigo de grandes calamidades, una de ellas, un plecostomus de unos veinte centímetros en una pecera de cuarenta litros.

En cuanto al agua, la óptima suele ser ligeramente dura y alcalina, con una temperatura tropical (22º-30º).

Hypostomus Plecostomus

La alimentación:

Cuando mayores errores se cometen al adquirir por primera vez un plecostomus es a la hora de alimentarlo. Repito que se trata de un pez nocturno y por lo tanto se debe alimentar por la noche al apagar las luces.

Aunque suele comer del fondo restos de comida de otros peces, el plecostomus necesita una gran base alimenticia vegetal. Aunque creamos que se puede alimentar de las algas de la pecera, un plecostomus puede acabar con una plaga de algas en unas noches. Después de esto se quedará sin alimentos, por eso debemos suministrarle vegetales, como lechugas, espinacas, hojas de col, etc. Un buen sistema es atarlos a una piedra para que lleguen al fondo del acuario. Tambien existen pastillas preparadas con base vegetal, que podemos administrar por las noches.

Un dato importante es la existencia en el acuario de un tronco, que el plecostomus chupa obteniendo celulosa, necesaria para realizar sus procesos digestivos.

Un plecostomus mal alimentado puede atacar a los peces del acuario en busca de alimentos. Por ejemplo si posee neones o peces de tamaño similar pueden ir desapareciendo sin dejar rastro. Si posee peces de gran superficie lateral, como escalares o discos, tendrá el mismo problema, aunque repito, esto sólo suele suceder si el plecostomus está mal alimentado.

Para terminar quiero decir que un plecostomus necesita más consideraciones que cualquier otro pez y que no se trata de un simple chupa algas. Con esto quiero decir que si adquirimos un ejemplar, por muy pequeño que sea (los peces gato suelen crecer bastante y deprisa), debemos pensar que necesita un acuario lo suficientemente grande, una decoración y una alimentación a su medida.

Esta página le debe su creacción a: Arístides Suárez   j192871602@abonados.cplus.es

Mi primer acuario © el alquimista de los acuarios. 01/03/1998
Última modificación: 27 de junio de 2008

Artículos